¡Ayuda al desarrollo del sitio, compartiendo el artículo con amigos!

Aquí discutimos regularmente el tema, los vínculos entre la cultura popular y la industria del lujo nunca han estado tan desarrollados. Si bien los dos mundos se enfrentaron hace unos años, la tendencia se ha revertido, cada marca de prestigio ahora se acerca a un gran nombre en moda deportiva, prêt-à-porter o incluso de carácter exitoso, generalmente del movimiento urbano. Fue entonces cuando ciertas casas de moda o complementos de lujo ya no dudan en colaborar con aquellos de los que recientemente buscaban destacar, dándose cuenta de que la creciente influencia de algunas no era inocente en su momento. crecimiento en su facturación. Este repentino cambio de estrategia obviamente no es ajeno a los pases de armas generacionales,Ahora entregando las llaves de las principales marcas de lujo a los propios diseñadores de las décadas del pop.

Un soplo de aire fresco sopla sobre las marcas de accesorios de lujo

La aparición de nuevos Directores Artísticos contribuye, por tanto, a la reorientación y reconsideración del espacio cerrado en el que se habían encerrado las casas para protegerse de una potencial pérdida de credibilidad a los ojos de una casta conservadora. Si bien muchos de los fundadores de las principales marcas de alta gama también surgieron después de la guerra gracias a su sentido artístico alternativo y de vanguardia, el elitismo en el que se sumergieron posteriormente fue cuestionado recientemente. La nueva generación de estilistas, liderada por Virgil Abloh, Felipe Oliveira Baptista, Olivier Rousteing, Alessandro Michele, Demna Gvasalia y muchos otros, ha tomado hoy las riendas de una industria congelada hace mucho tiempo, trayendo un nuevo aliento lleno de influencias modernas y toma de riesgos.

Los complementos de lujo por excelencia, las zapatillas de alta costura que ya se pueden encontrar en los escaparates de avenidas famosas de París, Nueva York, o online en distribuidores especializados como Monnierfreres.com, ya no se conforman con un lugar en un segundo plano en el catálogo de marcas, ocupando por el contrario un lugar destacado en las colecciones.

La nueva generación toma la antorcha

Escaparate de esta repentina unión de generaciones y estados, la zapatilla es sin duda la ilustración más llamativa de las nuevas estrategias de las marcas de alta gama. Anteriormente, las zapatillas deportivas, que un segmento de la población consideraban una afrenta a la elegancia, se han establecido a lo largo de los años como líderes de esta transición. Con su propia campaña de marketing y plan de negocios, las zapatillas de lujo ahora juegan el papel de una tarjeta de presentación para las marcas de lujo, sirviendo como un verdadero santo grial para una franja de seguidores confirmados. Detrás del deseo creativo, la zapatilla de lujo juega el papel de un producto líder para las marcas en busca de una clientela rejuvenecida y más que nunca en busca de la singularidad, antes rechazada pero hoy codiciada como motor de la economía. de moda, sea cual sea su gama.

Zapatillas de lujo, un nuevo motor para las marcas

Estacional, casual o diaria, el accesorio de moda siempre ha sido de crucial importancia en un atuendo, permitiendo que todos se destaquen entre una multitud con apariencias a menudo idénticas. Ya sea que se use en la cabeza, en la muñeca o sobre el hombro, el elemento completará un conjunto inteligentemente orquestado, aportando su delicada nota de contraste o de apoyo. Si bien a veces lo notamos más que la prenda en sí que se supone que debe acompañar, su tamaño a menudo reducido le da un lugar de elección, mientras juega la carta de la discreción.

En un contexto hasta ahora dominado por una industria de la moda rápida pero en declive, el accesorio ha heredado de hecho una imagen de producto desechable, a menudo comprado por impulso con vistas a un uso a corto plazo. Los metales no preciosos, el ensamblaje de mala calidad o la estética limitada a una sola temporada a menudo colocan al accesorio en la parte inferior de la escala de inversión. Sin embargo, con el aparentemente inevitable final de una era de consumo masivo, la elección de productos sostenibles parece volver a cobrar importancia, teñida de nostalgia. Así, cansado de tener que equiparse constantemente con nuevas piezas, el público se inclina más hacia los artículos firmados por marcas de renombre, asegurando una continuidad que hasta entonces se había perdido. Accesorios de lujo, impulsados por la aparición de sus embajadores, zapatillas,por lo tanto, atraiga a una clientela más amplia, decidida a invertir en un producto sostenible. La bufanda de Burberry, las gafas de Gucci o la bufanda de Versace se ven favorecidas a expensas de sus homólogos de gama baja, que disfrutan de un aura casi inmortal.

El gran ganador de gama alta del fin anunciado de la moda rápida

¡Ayuda al desarrollo del sitio, compartiendo el artículo con amigos!

Categoría: